jueves, 12 de enero de 2012

Recuerdos.

Basta de lamentarse otra vez más. Todo se fue. Por fin se cierra ese cajón rebosante de recuerdos. Bonitos. Tristes. Maravillosos. Especiales. De él.
¿A qué se debe que suceda eso? Podría decir que he pasado demasiado tiempo cegada por el mismo rayo de luz. Y ahora me toca volver a despertar de nuevo. Y recuerdo... No. No quiero recordar más. Solo quiero quedarme con lo bonito de todo. Que es lo que a la gente le cuesta sacar de todo esto.
Es hora de plantearse nuevas metas. Y las que hay por ahora son inalcanzables. ¿Qué sucederá dentro de un tiempo? Estaría bien saber a qué atenerse. Así más de un fallo se evitaría. Aunque algunos, no son simplemente fallos. No son casualidades. ¿Tú crees en el destino?
Bah, eso no importa ahora. Esto siempre lo guardaré en el mejor cajón de los recuerdos. En el del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario